Pensar menos y sentir más

A lo largo de la vida sexual de todas las personas, surgen ocasiones que se viven como verdaderos desafíos en los que “absolutamente todo” debe marchar perfecto.


La mirada del otro, la experiencia que el otro pueda estar viviendo con uno y por uno, se vuelve un gran reto personal.


Muchos hombres ante estas situaciones ponen toda su atención en el afuera, olvidándose de sentir. Redirigir la atención hacia las propias sensaciones es el arma más poderosa para que todo funcione como cualquier hombre desea.


Sentir, vivir el placer, requiere concentración, ser atento con la pareja no significa olvidarse de los propios sentidos. Es necesario, saludable y mucho más placentero hacer el amor consciente, darte cuenta de tus sensaciones eróticas y así tomar el control de tus tiempos. Para que seas vos el que regule, según tus necesidades y deseos, la intensidad de los estímulos y así la duración de tu interacción sexual.


Para tu dama no hay como tu propia dedicación, pero es bienvenida en ciertos momentos una saludable introspección.


De Tokio blues de Haruki Murakami:

"Apagué la luz de la habitación, la desnude despacio, con ternura; luego me quite la ropa. La abrace. Aquella noche de lluvia tibia no sentimos el frio. En la oscuridad, exploramos nuestros cuerpos sin palabras. La bese, envolví con suavidad sus senos con mis manos. Naoko asió mi pene erecto. Su vagina húmeda y cálida, me esperaba. "


Posts Preferidos
Posts Recientes
Seguinos
  • Facebook Basic Square
  • LinkedIn App Icon