Varones, ¿Veloz y Precoz?


¿Todo termina mucho antes de lo que querías?

El cálculo en minutos sobre lo que se “debería” durar en una relación sex antes de eyacular suele ser confuso y variable según cada hombre y pareja. Por eso tu medida es tu sensación, ¿fue poco, muy poco tiempo?, ¿sentís que no tuviste tiempo para satisfacer a tu pareja?,¿disfrutaste poco o nada?

Este es un problema muy común, muy molesto y con solución. Los tratamientos suelen ser breves y efectivos.

Recuperar el control de tus tiempos depende de que aprendas a detectar tus sensaciones y así registrar cuando debes detener, modificar o enlentecer el estímulo tan intenso que estás recibiendo: que puede ser, fricción de la penetración, caricia manual, sexo oral, o cualquier cosa que te esté excitando tanto.

Este cambio te facilitará, de a poco y con práctica, retrasar la inevitabilidad eyaculatoria (ese instante en el que ya no se puede detener la eyaculación) y así prolongar el placer.

Este registro de sensaciones se logra concentrándose en lo que vas sintiendo mientras te están o te estás estimulando, llevando toda la atención a tu interior, a lo que le va pasando a tu cuerpo.

Mujeres: Este es un camino de a dos, habiliten con su actitud que su pareja se concentre en sí mismo. Es parte de la solución, no es egoísmo ni desinterés. Busquen, exploren y háganle saber otros modos de sentirse satisfechas que disminuyan las presiones y que incluyan otras variantes que no se limiten a una penetración sostenida y firme. Con frecuencia, la preocupación masculina por

“durar más” es involuntariamente causada por sus parejas que se limitan a este modo exclusivo de relación iniciando este círculo: Presión-Preocupación-Frustación

El camino para resolver un problema puede convertirse en la ocasión para descubrir otras variantes, otras maneras de disfrutar.

Aliarse ante un desafío aumenta la unión y el amor!

Lic. Patricia


Posts Preferidos
Posts Recientes